LA REVOLUCIÓN VERDE:
EL CAMINO HACIA LA ECONOMÍA CIRCULAR

24 DE JULIO - 11:00 H.

Consulta las claves de la economía circular y los pasos a seguir para avanzar hacia modelos de producción y consumo circulares.

INTRO.

+ SABER MÁS.

Para mantener el nivel de vida actual, España necesita casi 2,4 veces más superficie de la que dispone, hacer uso de 4 hectáreas por habitante al año, tanto para extraer materia prima como para depositar lo que desecha, según datos de la Estrategia Española de Economía Circular (EEEC). El modelo lineal de extraer materia prima, fabricar, usar y tirar, heredado de la revolución industrial, ya no es sostenible ni ambiental ni económicamente, al igual que pasa con la economía basada en el carbono.

HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA AMPLIAR

ECONOMÍA CIRCULAR: LA VÍA PARA LA COMPETITIVIDAD.

+ SABER MÁS.

En 2015, la UE se compromete a abandonar la extracción ilimitada de recursos naturales y concebir que cada nuevo objeto sea respetuoso, duradero, reparable y, en última instancia, reciclable. Lo hace en línea con los ODS y el Acuerdo de París y queda consolidado en el Horizonte 2020 y el Pacto Verde Europeo. 

Aquí, es la España Circular 2030-EEEC, que se revisará cada tres años, la que ha puesto en marcha la transición a fin de reducir la contaminación y el daño a la diversidad. Sus ejes de actuación contemplan las materias primas secundarias, cambiar el consumo, la producción, la gestión de residuos y la reutilización del agua, clave para el país. 

Cambiar el modelo es vital para España, pues está en desventaja en cuestión de recursos naturales y necesita potenciar medidas que mejoren la eficiencia en la utilización de materia prima y energía para seguir siendo competitivo. Para ello, de forma transversal debe potenciar la sensibilización y participación; investigación, innovación y competitividad y el empleo y formación.

HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA AMPLIAR

TRANSPARENCIA Y EDUCACIÓN.

+ SABER MÁS.

La colaboración público-privada es fundamental en la búsqueda de soluciones, definición de objetivos e indicadores y planes de acción. Pero, además, se debe implicar a la sociedad; para ello empresas y gobiernos deben ser transparentes en sus procesos, oponerse al greenwashing (en cuya detección trabajan las comisiones de Medio Ambiente y Asuntos Económicos del Parlamento Europeo) y educar a sus consumidores. Informar sobre la producción de sus productos, su ciclo de vida y el impacto de las compras construirá una sociedad de ciudadanos informados y críticos que obligarán a acelerar los ritmos hacia la economía circular. 

Además, tanto el sistema educativo como las empresas deben formar y capacitar a sus trabajadores para que pongan en marcha formas de hacer más respetuosas. De un lado, dominar las herramientas digitales que dan con nuevos materiales y procesos más limpios y sin obsolescencia, y del otro, recuperar saberes ancestrales más coherentes con los límites planetarios, por ejemplo en agricultura, pesca o construcción, ámbitos en los cuales el mundo rural es clave.

HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA AMPLIAR

INNOVACIÓN, INVERSIÓN Y EMPLEOS CIRCULARES.

+ SABER MÁS.

Mientras que la senda de la descarbonización goza de buena salud en la UE, a la Economía Circular aún le cuesta avanzar. Por eso, según los expertos ésta debe vincularse a los objetivos de carbono neutral. Esto haría de palanca ambiental, económica y social. El World Economic Forum llama a diseñar nuevos marcos legales, innovar en diseño, sistemas, sedes y modelo económico; dar más importancia a la reutilización y empoderar a los consumidores. Pero además, se necesita movilizar la inversión en innovación y desarrollo. Ya existen marcos financieros en la UE, tanto presupuestos (2021-2027 para la Economía Circular y la Bioeconomía), como inversiones estratégicas (EFSI y BEI). 

Según la Ellen McArthur Foundation hasta 2030 esta economía puede generar 1 billón de beneficios más que la lineal; pero para ello, según el Foro Económico Mundial y la AEMA hace falta que la industria apueste por nuevos procesos y ámbitos como la nanotecnología y los materiales avanzados; la bioeconomía y biotecnología; la energía limpia y segura; una contundente acción por el clima, medioambiente y eficiencia en recursos y materias primas.

HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA AMPLIAR

SECTORES E INDUSTRIA: ADAPTACIÓN Y RESILIENCIA.

+ SABER MÁS.

El Marco Resolve de la Fundación Ellen McArthur es el referente para que empresas y gobiernos transiten hacia una economía circular. Se basa en seis acciones: 

1) Regenerar, cambiar a materias y energías renovables 2) Compartir servicios, materiales y productos para alargar su vida 3) Optimizar la eficiencia de los mismos 4) Reutilizar, para que prime la eficiencia y no la obsolescencia 5) Virtualizar 6) Intercambiar, o sea, aplicar nuevas tecnologías a nuevos productos y servicios. 

Sin embargo, es realista pensar que esta transición no se hará rápidamente, pues necesita de una innovación por parte de las empresas que no siempre es asumible para las pequeñas y medianas. Los expertos coinciden, sin embargo, en que si éstas comparten inversiones y costes, si se coordinan, es más fácil que exista apoyo público. Por otra parte, establecer plazos a medio y largo plazo ayudará a gestionar la transición. 

Los sectores más avanzados en esta nueva economía son la energía y el reciclaje, pero todos están llamados a moverse hacia allí, especialmente los que más aportan al PIB y los más obsolescentes y contaminantes. La construcción, la pesca y agricultura, la industria, el turismo, los bienes de consumo, son prioritarios, al igual que el sector textil, un referente en España y posiblemente el más alejado de esta filosofía de alargar la vida de los productos y mejorar la calidad de los materiales, al igual que la electrónica.

HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA AMPLIAR

NUEVOS ESCENARIOS PARA LA VIDA CIRCULAR: NUEVAS CIUDADES Y OPORTUNIDADES EN EL MUNDO RURAL.

+ SABER MÁS.

Los mejores escenarios para poner en marcha estrategias circulares son los más locales. Así, mientras que la estrategia nacional de economía circular en España salía adelante, autonomías como Canarias, Castilla La Mancha, Extremadura, Galicia, Navarra y País Vasco tienen estrategias ya aprobadas y las de comunidades como Aragón, Cataluña, Castilla y León y Murcia están en fase de elaboración, según la EEEC. Dentro del resto de comunidades existen proyectos avanzados, como es el caso de Gavá y Logroño, por ejemplo, ambas de la red de ciudades circulares que inspira la Ellen McArthur Foundation. 

Núcleos más pequeños, como las comunidades rurales, tienen un enorme potencial en esta transición. Es en ellas donde mejor se pueden probar los principios de esta economía, y tienen un gran potencial para atraer y retener talento, ya sea debido al sector eléctrico (con parques eólicos y solares), o como laboratorio de innovación con la unión de pymes e industrias alrededor de hubs. Y no menos importante: es ahí donde se guardan saberes y oficios ancestrales que es fundamental no perder en esta economía circular.

HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA AMPLIAR

INFORMACIÓN

PONENTES

CONTENIDO